FILECERU


 
ÍndiceÍndice  PortalPortal  FAQFAQ  BuscarBuscar  MiembrosMiembros  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  DescargasDescargas  

Comparte | 
 

 Leción de escuela sábatica 24/04/2010

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 

Estudiaste tu lección de escuela sabática durante la semana
Si
0%
 0% [ 0 ]
No
33%
 33% [ 1 ]
Algunos días
67%
 67% [ 2 ]
Votos Totales : 3
 

AutorMensaje
fileceru
Admin
Admin


Cantidad de envíos : 298
Puntos : 19191
Reputación : 4
Fecha de inscripción : 17/06/2009
Localización : www.sevencer.com

<Hoja de personaje
Puntaje:
1050/1950  (1050/1950)
Ver perfil de usuario http://www.sevencer.com

MensajeTema: Leción de escuela sábatica 24/04/2010   Jue Abr 22, 2010 1:23 pm

TITULO: EL AGUA DE VIDA

Citación :
VERSICULO PARA MEMORIZAR: "Mas el que bebiere del agua que yo le daré, no tendrá sed jamás; sino que el agua que yo le daré en él una fuente de agua que salte para vida eterna"

Aqui pueden publicar sus comentarios de la lección de Escuela sábatica, de forma entendible y clara....

saludos
Volver arriba Ir abajo
ronalde
Moderador
Moderador


Cantidad de envíos : 8
Puntos : 8310
Reputación : 2
Fecha de inscripción : 14/07/2009

<Hoja de personaje
Puntaje:
100/1500  (100/1500)
Ver perfil de usuario

MensajeTema: Re: Leción de escuela sábatica 24/04/2010   Jue Abr 22, 2010 5:28 pm

EL AGUA
DE VIDA
El debate: ¿Por qué deberíamos dedicar tiempo a discutir sobre la
importancia del agua?¿Por qué la
Biblia usa tantas metáforas relacionadas con el agua, y qué
nos dice esto acerca de Dios? ¿De qué manera el uso del agua ayuda a nuestra
comprensión acerca de lo que Dios desea para nosotros?

Partes:
Jesús demuestra la conexión entre la sanidad física y
espiritual en Mateo 9:2-7.

En la historia del la mujer junto al pozo (Juan 4)
Jesús usa el 1agua para
crear interés
, ¡y luego identifica el agua vivificante de Dios que apaga la
sed para siempre! En Juan 9 Jesús señala el 2agua como un símbolo de la limpieza y la sanidad cuando cura
al hombre que era ciego de nacimiento. En el bautismo vemos al 3agua como el gran símbolo del
cambio interior que el Espíritu lleva a cabo en nosotros
(Romanos 6:1-6).

Introducción tardía: (Juan 4:14).
Cinco dones de Dios para sus
hijos: (1) Perdón (2) Paz (3) Gozo (4)
Libertad de culpa (5) Unión con Dios.

Conclusión: Gracias a Dios por las múltiples bendiciones del agua, úsala para mejorar tu salud; es muy valioso conocer este asunto ya que es relevante para la salud física y espiritual.


Ronald Cerna Ruiz: Teología-Música
Volver arriba Ir abajo
ronalde
Moderador
Moderador


Cantidad de envíos : 8
Puntos : 8310
Reputación : 2
Fecha de inscripción : 14/07/2009

<Hoja de personaje
Puntaje:
100/1500  (100/1500)
Ver perfil de usuario

MensajeTema: Re: Leción de escuela sábatica 24/04/2010   Jue Abr 22, 2010 5:33 pm

[b]II Trimestre de 2010
Salud y sanidad ¡Alabad a Dios, fuente de toda bendición!
El agua viva

Y toda lengua se secó a lo
sumo,

se marchitó hasta la raíz;

no podíamos hablar, no más que
si hubiéramos sido ahogados con hollín.
La canción del viejo lobo de mar,
SAMUEL TAYLOR COLERIDGE
.

Líquidos: El lubricante que nos mantiene funcionando

Me levanté temprano, cuando la luz del sol apenas había comenzado a iluminar
las colinas y la angosta y sinuosa senda por la cual habíamos decidido correr.
Le toqué la ventana de su cuarto, y mi amigo, Armando Lopes, contestó como en
un susurro: "Ya voy". Y pronto estábamos corriendo.
Unos seis kilómetros más adelante nos sentamos en una roca que nos servía de
mirador, oramos juntos, luego regresamos a la aldea.
Esto ocurría en Lesoto, un país montañoso, y la aldea tenía tan solo diecisiete
chozas. Al ver a una mujer sentada en el umbral de su vivienda, nos detuvimos a
charlar. "¿Cuál es la necesidad más urgente que tiene esta aldea?",
le pregunté.
Ella no titubeó ni un instante: "En la aldea necesitamos una toma de
agua". Agregó que cada cubo de agua tenían que traerlo de una fuente que
estaba a unos setecientos cincuenta metros colina arriba, y luego bajarlo hasta
la aldea. El trayecto total era de un kilómetro y medio. Aquello pintó un nuevo
cuadro para nosotros acerca del valor del agua. Medimos la distancia, compramos
tubos de plástico y pusimos protectores para el manantial. Es peligroso ponerle
presión contraria a un manantial, pues el agua puede encontrar otra salida.
Además, para estar seguros de que el agua no fuera contaminada, había que
protegerla de cerdos, las cabras y las aves. Una vez que el manantial quedó
protegido, el agua comenzó a correr colina abajo hacia un tanque que habíamos
construido con bloques, que sellamos a prueba de agua. Esto disminuyó la
presión en los caños, y cualquier excedente era desviado hacia unos pequeños
canales de riego para ayudar a cultivar algunas hortalizas. Le pedimos al
plomero del hospital que pusiera un grifo en la aldea y que conectara el tubo
al tanque. Luego invitamos a los aldeanos a una reunión para la apertura
oficial del grifo. Al sonido de los gritos casi histéricos de las mujeres, el
agua comenzó a fluir.
El agua, clara y pura, es un recurso que sostiene la vida y promueve la salud.
No es extraño que los escritores de la Biblia, y Jesús mismos, usaran el agua como
metáfora del poder sustentador de Dios. Como cristianos llenos del Espíritu nos
convertimos en fuentes de bendiciones para los demás o, como la Biblia dice, en fuentes de
agua viva.

El agua de la vida


Dos montañas flanquean el valle donde, a un kilómetro al sur de Sicar, Jacob
cavó el pozo que lleva su nombre. Muchos años más tarde Josué utilizó los
montes de Gerizim y Ebal cuando separó a los hijos de Israel. La mitad del
pueblo fue ubicada en el monte Ebal, que se eleva a unos mil metros por encima
del nivel del mar. La otra mitad del pueblo ocupó el monte Gerizim, que se
encuentra casi a la misma altura.
Las bendiciones sobre aquellos que guardan la ley de Dios fueron pronunciadas
sobre el monte Gerizim. Las maldiciones que caerían sobre los desobedientes
fueron pronunciadas sobre el monte Ebal. Sin embargo, a pesar de aquellos
pronunciamientos, las aguas que fluían de las montañas corrían hacia el valle y
eran recogidas en el pozo de Jacob.
El pozo tiene una profundidad de más de treinta metros y recoge también el agua
del subsuelo del valle. Durante muchos siglos proporcionó agua fresca a
millares de sedientos, pero ninguna de esas personas ha sido tan bien conocida
como Jesús.
Cansado de su viaje a través de Samaria, Jesús se sentó a descansar un momento
junto al pozo de Jacob, mientras sus discípulos iban a Sicar a comprar comida.
No había bomba ni tubería que extrajera el agua para mitigar el trabajo de las
mujeres de aquellos tiempos que venían a buscarla. Y allí, sentado junto al
pozo, sin cuerda ni cubo para sacar el líquido elemento, Jesús divisó a una
mujer de Sicar que se aproximaba. Era samaritana. Los samaritanos habían
construido un templo en el monte Gerizim, del cual se enorgullecían cuando
celebraban sus ceremonias. Jesús sabía que esta mujer tenía reputación de ser
promiscua. Era rechazada por la mayoría de las mujeres de la aldea porque la
consideraban una amenaza. El movimiento de sus pestañas y su provocativo
lenguaje corporal daban a los hombres un elocuente mensaje. Las esposas la
trataban con desdén cuando pasaba; sin embargo, secretamente la temían.
Seguramente por eso fue sola al pozo.
Las cuerdas para sacar el agua habían formado surcos sobre la superficie lisa
de las piedras que componían el brocal del pozo. Dos milenios más tarde los
arqueólogos desenterraron aquellas piedras a varios metros por debajo del
actual nivel del valle, y ellas dieron un silencioso testimonio de esta
historia bíblica.
Era la hora sexta, es decir entre las nueve de la mañana y el mediodía. Jesús
estaba cansado y sediento pero, al ver aproximarse a la mujer, una clase de sed
diferente surgió en su corazón. Se compadeció de ella: era una paria de la
sociedad y en su porte altanero alcanzó a percibir su tristeza y malestar
interiores.
Mostrando la actitud de un suplicante, le hizo una petición: "Dame de
beber" (Juan 4:7). Como no era del tipo de mujer que se aferrara a las
costumbres, ni de las que se dejaban intimidar por hombre alguno, expresó la
pregunta que tenía en la mente: "¿Cómo tú, siendo judío, me pides a mí de
beber, que soy mujer samaritana?" (Juan 4:9).
Tal vez la mujer pensó: "Este hombre es muy atrevido. ¿Qué querrá de
mí?" Pero al mirarlo de cerca, al ver su porte, su comportamiento y su
tono de voz, con rápida capacidad de juicio se dio cuenta de que era confiable,
serio y honorable. Jesús notó su confusión y, sin embargo, añadió algo todavía
más perturbador: "Si conocieras el don de Dios, y quién es el que te dice:
"Dame de beber", tú le pedirías, y él te daría agua viva".
Cuán extraño y desconcertante le pareció aquello a la mujer. ¡Un judío que no
actuaba como judío! Hablándole de agua viva, de agua que fluye para siempre.
¿Qué trataba de decirle ese hombre? No sabiendo cómo responder, se refugió en
los tópicos al uso: "Señor, no tienes con qué sacarla, y el pozo es hondo.
¿De dónde, pues, tienes el agua viva?" Luego, sintiendo el orgullo de su
herencia, de que fueran los samaritanos y no los judíos los que poseyeran este
pozo, y orgullosa de poder sacar agua del mismo pozo que había sacado agua el
patriarca, se irguió y preguntó: "¿Acaso eres tú mayor que nuestro padre
Jacob, que nos dio este pozo, del cual bebieron él, sus hijos y sus
ganados?"
Jesús le contestó: "Cualquiera que beba de esta agua volverá a tener sed;
pero el que beba del agua que yo le daré no tendrá sed jamás, sino que el agua
que yo le daré será en él una fuente de agua que salte para vida eterna".
No sabemos si Jesús obtuvo al fin el agua que había pedido, porque la
conversación derivó hacia el tema de dónde y cómo adorar, y luego hacia los
muchos matrimonios de ella y al hombre con quien vivían en aquel momento. El
clímax se produjo cuando Jesús le dijo, inequívoca y explícitamente, que él era
el Mesías: la Fuente
de la vida misma, no de una existencia fatigosa y monótona, sino vida pura y
exuberante, una Fuente rebosante de bendiciones.
El agua de la vida que Jesús da se convierte en una corriente purificadora, en
un poder revitalizante que libera, a quienes lo reciben, de la culpa, de los
celos, de la ira. Es agua que trae alivio a la ansiedad, y libertad del estrés
y de la inseguridad. Quien toma liberalmente de la gracia de Jesús, y se empapa
de su perdón, su compasión y su amor, es libertado. El apóstol Pablo dice:
"Cristo nos libertó para que vivamos en libertad" (Gál. 5:1).
En otra ocasión, Jesús se hallaba rodeado por millares de personas y se propuso
alimentarlos. La Pascua
estaba a punto de llegar y quería que ellos reconocieran que él era el Mesías.
Aunque no estaba tan preocupado porque aprendieran la lección inmediatamente, sabía
que muchos la aprenderían con el paso del tiempo. De modo que, ordenándoles
sentarse en la ladera cubierta de hierba, elevó los cinco panes y los dos
pececillos al cielo y oró por ellos. Querían mostrarles que Dios puede usar las
cosas más sencillas. La gente debía comprender que su cuerpo encarnado no
limitaba el poder divino. Cinco simples panecillos de cebada y dos pequeños
peces, en las manos de Dios, se multiplicaron para alimentar a una multitud, y
que todos comieran hasta sentirse satisfechos.
Después que la multitud se hubo saciado, Jesús ordenó a sus discípulos recoger
lo que había sobrado, ¡y llenaron doce cestas grandes! Más tarde explicó que él
mismo era el Pan de la vida. La gente, de mente nublada y vista corta, pensó en
el canibalismo.
Pero los argumentos de la multitud no consideraban las dimensiones espirituales
del alimento. Durante la Fiesta
de los Tabernáculos, cuando se celebraba la cosecha anual, Jesús usó la
abundancia de alimento para invitar a la multitud a venir a él y quedar satisfechos.
"En el último y grna día de la fiesta, Jesús se puso en pie y alzó la voz,
diciendo: "Si alguien tiene sed, venga a mí y beba. El que cree en mí,
como dice la Escritura,
de su interior brotarán ríos de agua viva" (Juan 7:37, 38).
Sí, ciertamente Jesús puede proporcionarnos ¡todo lo que podamos comer, hasta
hartarnos!, y más todavía.
Es sumamente extraño que, aun hoy, los hombres y las mujeres no reconozcan las
corrientes de agua vivas que surgen de la vida de Jesús. Al no reconocer su
divinidad, no comprenden su poder.
Volver arriba Ir abajo
ronalde
Moderador
Moderador


Cantidad de envíos : 8
Puntos : 8310
Reputación : 2
Fecha de inscripción : 14/07/2009

<Hoja de personaje
Puntaje:
100/1500  (100/1500)
Ver perfil de usuario

MensajeTema: Re: Leción de escuela sábatica 24/04/2010   Jue Abr 22, 2010 5:37 pm

El líquido vital


Si bien el agua biológica no es más que una pequeña fracción del agua de la
tierra, nuestros cuerpos están compuestos, mayormente, de agua. En lo que sigue
examinaremos la función del agua en nuestra salud física y tendremos en mente
que, para que podamos ser alabanza viviente para Dios, debemos mantenernos tan
saludables como sea posible.
Según su peso, un infante recién nacido es, aproximadamente un 75 por ciento de
agua, mientras que en un adulto el agua es aproximadamente el 70 por ciento de
su peso. En el cuerpo de un hombre que pesa unos 90 kilos, aproximadamente 63
son agua. La materia gris del cerebro está formada por alrededor de un 85 por
ciento de agua; en la sangre hay aproximadamente un 83 por ciento, en los
músculos un 75 y aun en los duros huesos, entre un 20 y un 25 por ciento es
agua. El agua es esencial para la función de cada célula del cuerpo. Casi cada
célula y tejido de nuestro cuerpo no solo contienen agua, sino que requieren
agua para realizar sus funciones.
El agua, el líquido de vida, es:
- Un medio por el cual el metabolismo funciona.
- Un sistema de transporte dentro del cuerpo.
- Un lubricante para el movimiento.
- Un facilitador de la digestión.
- Un medio para deshacerse de los desechos a través de los riñones.
- Un regulador de la temperatura.
- Un constituyente mayoritario de la sangre circulante.

Más o menos un tercio del agua que ingerimos es en forma líquida y otro
tanto es consumida como constituyente de los alimentos. Una pequeña cantidad se
sintetiza durante la metabolización de los alimentos. Idealmente, el cuerpo
mantiene un equilibrio entre la cantidad de agua que pierde cada día y la que
le aportamos para reemplazarla. La pérdida diaria de agua depende de las
condiciones climáticas y de nuestras actividades, tal como se muestra en la
siguiente tabla:


Pérdida de agua diaria, en
mililitros (ml),*, en un cuerpo humano promedio






Temperatura normal

Ejercicio agotador prolongado






Por la piel

350

350
Por los pulmones

350

650
Sudor

100

5.000
Heces

100

100
Orina

1.400

500






Total de pérdida

2.300

6.600





* Un litro = 1.000 ml.SAMUEL TAYLOR COLERIDGE.
Volver arriba Ir abajo
ronalde
Moderador
Moderador


Cantidad de envíos : 8
Puntos : 8310
Reputación : 2
Fecha de inscripción : 14/07/2009

<Hoja de personaje
Puntaje:
100/1500  (100/1500)
Ver perfil de usuario

MensajeTema: Re: Leción de escuela sábatica 24/04/2010   Jue Abr 22, 2010 5:39 pm

Uso responsable del agua


Además del uso del agua para hidratar nuestros cuerpos, mantenerlos limpios y
prevenir enfermedades, sugerimos las siguientes medidas apropiadas que todo
habitante de la tierra debiera tener en cuenta, es decir, usted, amable lector
y yo.

1. Evitar el desperdicio de agua. Una de las formas de lograrlo es descargar
el excusado con cantidades menores de agua, usar duchas que ahorren agua,
reducir la cantidad de agua que usa en la bañera, y arreglar las llaves de
agua, o grifos, que gotean. En cada situación particular, pensemos en otras
formas apropiadas de conservar el agua.

2. Evitar la contaminación del agua. El agua se contamina mediante el
excremento humano y los residuos industriales y químicos. Los lugares don de se
cría ganado no solo son potenciales contaminadores del agua, sino que, para
producir más carne, usan grandes cantidades del vital líquido. Los vegetarianos
conservan más agua porque su dieta es a base de vegetales, que requieren menos
agua para producir alimento.

La vida no puede existir sin agua. Todas las funciones del cuerpo la
requieren. El agua lava, limpia, refresca y favorece eficazmente a la
restauración del organismo. de la misma manera, nuestra vida espiritual no
puede funcionar sin el Agua de Vida.
¿Y usted, apreciado lector? ¿Anhela, también, beber del Agua de Vida?
Elena G. de White aconseja. "Los que tratan a los enfermos deben progresar
en su importante obra, confiando poderosamente en Dios para que su bendición
acompañe los medios que ha provisto misericordiosamente, y a los cuales ha
llamado nuestra atención como pueblo, como el aire puro, el aseo, la
alimentación sana, los debidos períodos de trabajo y reposo, y el uso del
agua" (Consejos sobre el régimen alimenticio, p. 214).
"El sacerdote había cumplido esa mañana la ceremonia que conmemoraba la
acción de golpear la roca en el desierto. Esa roca era un símbolo de Aquel que
por su muerte haría fluir raudales de salvación a todos los sedientos. Las
palabras de Cristo eran el agua de vida. Allí, en presencia de la congregada
muchedumbre se puso aparte para ser herido, a fin de que el agua de la vida
pudiese fluir al mundo. Al herir a Cristo, Satanás pensaba destruir al Príncipe
de la vida; pero de la roca herida fluía agua viva. Mientras Jesús hablaba al
pueblo, los corazones se conmovían con una extraña reverencia, y muchos estaban
dispuestos a exclamar, como la mujer de Samaria: "Dame esta agua, para que
no tenga sed" (Juan 4:15)" (El Deseado de todas las gentes, p. 425)TAYLOR COLERIDGE
Volver arriba Ir abajo
fidelleandro
Jefe moderador (a)
Jefe moderador (a)


Cantidad de envíos : 413
Puntos : 17297
Reputación : 1059
Fecha de inscripción : 16/06/2009
Edad : 28

<Hoja de personaje
Puntaje:
680/1800  (680/1800)
Ver perfil de usuario

MensajeTema: Re: Leción de escuela sábatica 24/04/2010   Jue Abr 22, 2010 9:57 pm

Muy buena información
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado





MensajeTema: Re: Leción de escuela sábatica 24/04/2010   Hoy a las 3:39 pm

Volver arriba Ir abajo
 

Leción de escuela sábatica 24/04/2010

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
FILECERU :: Recursos Bíblicos :: Detalles :: Comentario de la lección de Escuela Sabática-