FILECERU


 
ÍndiceÍndice  PortalPortal  FAQFAQ  BuscarBuscar  MiembrosMiembros  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  DescargasDescargas  
Comparte | 
 

 Libro: Conducción del niño - Parte 1

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
fileceru
Admin
Admin


Cantidad de envíos: 298
Puntos: 16614
Reputación: 4
Fecha de inscripción: 17/06/2009
Localización: www.sevencer.com

<Hoja de personaje
Puntaje:
1050/1950  (1050/1950)
Ver perfil de usuario http://www.sevencer.com

MensajeTema: Libro: Conducción del niño - Parte 1   Vie Sep 11, 2009 5:02 pm

CONDUCCIÓN DEL NIÑO

Por ELENA G. DE WHITE
Obra de la pluma inspirada por el espíritu de profecía, indispensable para la correcta solución de los muchos y complejos problemas inherentes a la educación de los hijos en sus tiernos años.


PARA EL LECTOR

Los padres tienen el privilegio de llevar a sus hijos consigo a las puertas de la ciudad de Dios, diciendo: "He procurado instruir a mis hijos para que amen al Señor, para que hagan su voluntad y lo glorifiquen". Las puertas se abrirán para ellos, y entrarán los padres Y los hijos. Pero no todos podrán pasar. Algunos serán dejados afuera con sus hijos, cuyos caracteres no habrán sido transformados por la sumisión a la voluntad de Dios. Una mano se alzará y se escucharán estas palabras: "Habéis descuidado vuestros deberes del hogar. Habéis fracasado en realizar la obra que habría capacitado al alma para habitar en la morada celestial. No podéis entrar". Las puertas se cerrarán para los hijos porque no aprendieron a cumplir la voluntad de Dios, y para los padres porque descuidaron sus responsabilidades (Manuscrito 31, 1909).

De la Palabra de Dios y de los testimonios de su Espíritu se ha estado difundiendo luz, de modo que ninguno necesite errar en cuanto a su deber. Dios requiere de los padres que eduquen a sus hijos para que lo conozcan y respeten sus derechos; deben educar a sus pequeños, como los miembros más jóvenes de la familia del Señor, para que adquieran belleza de carácter y disposición amable, para que sean aptos para brillar en las cortes celestiales. Al descuidar su deber y permitir que sus hijos se desarrollen en el mal, los padres cierran para ellos las puertas de la ciudad de Dios. Estos hechos deben penetrar en la comprensión de los padres; deben levantarse para reasumir la obra que han descuidado durante tanto tiempo (Testimonies, tomo 5, págs. 325, 326). Elena G. de White. 17.


SECCION I - EL HOGAR, LA PRIMERA ESCUELA

CAPÍTULO 1. La Importancia del Hogar Como Escuela

La educación comienza en el hogar.

En el hogar es donde ha de empezar la educación del niño. Allí está su primera escuela.

Allí, con sus padres como maestros, debe aprender las lecciones que han de guiarlo a través de la vida: lecciones de respeto, obediencia, reverencia, dominio propio. Las influencias educativas del hogar son un poder decidido para el bien o el mal. Son, en muchos respectos, silenciosas y graduales, pero si se ejercen de la debida manera, llegan a ser un poder abarcante para la verdad y la justicia. Si no se instruye correctamente al niño en el hogar, Satanás lo educará por instrumentos elegidos por él. ¡Cuán importante es, pues, la escuela del hogar! (Consejos para los Maestros. pág. 83).

La colocación del fundamento sólido.

Sobre los padres recae la obligación de dar instrucción física, mental y espiritual. Debe ser el objeto de todo padre, asegurar para su hijo un carácter bien equilibrado, simétrico. Esa es una obra de no pequeña magnitud e importancia, una obra que requiere ferviente meditación y oración no menos que esfuerzo paciente y perseverante. Hay que echar un fundamento correcto, levantar un armazón fuerte y firme, y luego, día tras día, adelantar la obra de edificar, pulir y perfeccionar (Ibid.). 18
Niéguese al niño todo, menos este derecho.

Padres, recordad que vuestro hogar es una escuela en la cual vuestros hijos han de ser preparados para las moradas de arriba. Negadles todas las cosas antes que la educación que deberían recibir en sus primeros años. No les permitáis manifestar su enojo. Enseñadles a ser bondadosos y pacientes. Enseñadles a ser considerados con otros. Así los prepararéis para un ministerio superior en las cosas de la religión (Manuscrito 102, 1903).
El hogar debería ser una escuela preparatoria donde los niños y los jóvenes se capaciten para el servicio del Maestro, el cual los ha de preparar para unirse con la escuela superior en el reino de Dios (Manuscrito 7, 1899).

No es un asunto de segunda importancia.

La educación que se imparte en el hogar no debe considerarse como un asunto de importancia secundaria Ocupa el primer lugar en toda verdadera educación. Los padres y las madres han recibido la responsabilidad de moldear las mentes de sus hijos (Review and Herald, 6-6-1899).

Cuán alarmante es el aforismo que dice: "Árbol que crece torcido, su tronco nunca endereza". Debe aplicarse a la formación de nuestros hijos. Padres, ¿recordaréis que la educación de vuestros hijos, desde sus años más tiernos, os ha sido confiada como una empresa sagrada? Estos árboles tiernos han de formarse con cariño, a fin de que puedan trasplantarse en el huerto del Señor. Por ningún motivo debe descuidarse la educación en el hogar. Los que la descuidan, están descuidando un deber religioso (Manuscrito 84, 1897).

El gran alcance en la educación del hogar.

La educación del hogar significa mucho. Es una cuestión de vasto alcance. Abrahán fue llamado el padre de los fieles. Entre las cosas que lo convirtieron 19 en un notable ejemplo de piedad se encuentra la estricta consideración que daba a los mandamientos de Dios en su hogar. Cultivaba la religión de la familia. El que ve la educación impartida en cada hogar, y que mide la influencia de esta educación, dijo: "Yo sé que mandará a sus hijos y a su casa después de sí, que guarden el camino de Jehová, haciendo justicia y juicio" (Carta 9, 1904).

Dios mandó a los hebreos que enseñasen sus requerimientos a sus hijos y que los familiarizase con todo su proceder para con su pueblo. El hogar y la escuela eran uno. En lugar de labios extraños, los amantes corazones del padre y de la madre tenían que dar instrucción a sus hijos. Los pensamientos de Dios estaban asociados con todos los acontecimientos de la vida diaria en el hogar. Las obras poderosas de Dios en la liberación de su pueblo eran repetidas con elocuencia y reverente temor. Las grandes verdades de la providencia de Dios y de la vida futura eran grabadas en las mentes juveniles, y así éstas llegaban a familiarizarse con todo lo que fuese verdadero, bueno y bello.

Mediante el empleo de figuras y símbolos, las lecciones dadas eran ilustradas y grabadas así en la memoria más firmemente. Por medio de ese conjunto de imágenes animadas, el niño era, casi desde los primeros años, iniciado en los misterios, la sabiduría y las esperanzas de sus padres y encauzado en una manera de pensar, sentir y prever que alcanzaba más allá de lo visible y transitorio: hasta lo invisible y eterno (La Educación Cristiana, pág. 260).

Habilita para la escuela formal.
La obra de los padres precede a la del maestro. Tienen una escuela en el hogar: el primer grado. Si tratan de aprender cuidadosamente cuál es su deber y de cumplirlo con oración, prepararán a sus hijos para entrar en 20 el segundo grado, para recibir instrucciones del maestro (Review and Herald, 13-6-1882).

Modela el carácter.

El hogar puede ser una escuela donde el carácter de los niños se modele a la semejanza de un palacio (Manuscrito 136, 1898).

La educación en el hogar de Nazaret.

Jesús recibió su educación en el hogar. Su madre fue su primer maestro humano. De los labios de ella, y de los escritos de los profetas, aprendió las cosas del cielo. Vivió en un hogar de aldeanos y con fidelidad y buen ánimo llevó su parte de las cargas de la casa. El que había sido el comandante del cielo, consintió en ser un siervo voluntario, un hijo amante y obediente. Aprendió un oficio, y con sus propias manos trabajó en la carpintería con José (El Ministerio de Curación, págs. 310, 311). 21
Volver arriba Ir abajo
fileceru
Admin
Admin


Cantidad de envíos: 298
Puntos: 16614
Reputación: 4
Fecha de inscripción: 17/06/2009
Localización: www.sevencer.com

<Hoja de personaje
Puntaje:
1050/1950  (1050/1950)
Ver perfil de usuario http://www.sevencer.com

MensajeTema: Re: Libro: Conducción del niño - Parte 1   Vie Sep 11, 2009 5:06 pm

CAPÍTULO 2. Los Primeros Maestros

Los padres deben comprender su responsabilidad.

El padre y la madre deberían ser los primeros maestros de sus hijos (Manuscrito 67, 1903).

Los padres y las madres deben comprender su responsabilidad. El mundo está lleno de trampas para los jóvenes. Muchísimos son atraídos por una vida de placeres egoístas y sensuales. No pueden discernir los peligros ocultos o el fin temible de la senda que a ellos les parece camino de la felicidad. Cediendo a sus apetitos y pasiones, malgastan sus energías, y millones quedan perdidos para este mundo y para el venidero. Los padres deberían recordar siempre que sus hijos tienen que arrostrar estas tentaciones. Deben preparar al niño desde antes de su nacimiento para predisponerlo a pelear con éxito las batallas contra el mal (El Ministerio de Curación, pág. 287).

Los padres necesitan a cada paso una sabiduría más que humana a fin de comprender cómo educar mejor a sus hijos para una vida útil y feliz aquí, y para un servicio más elevado y un mayor gozo en el más allá (Review and Herald, 13-9-1881).

La educación infantil una parte importante del plan de Dios.

La educación de los niños constituye una parte importante del plan de Dios para demostrar el poder del cristianismo. Una solemne responsabilidad reposa sobre los padres en el sentido de educar a sus hijos para que cuando salgan al mundo, hagan bien y no mal a aquellos con quienes se asocien (Signs of the Times, 25-9-1901).

Los padres no deberían considerar livianamente la obra de educar a sus hijos, ni descuidaría por ningún motivo. Deberían emplear mucho tiempo estudiando cuidadosamente las leyes que regulan nuestro organismo. Deberían hacer su primer objetivo 22 el conocer cabalmente la manera debida de tratar con sus hijos, a fin de proporcionarles mentes y cuerpos sanos. . . .

Muchos que profesan ser seguidores de Cristo descuidan tristemente sus deberes domésticos; no perciben la sagrada importancia de la responsabilidad que Dios ha encomendado en sus manos, de moldear los caracteres de sus hijos de tal modo que posean una fibra moral que les permita resistir a las numerosas tentaciones que entrampan los pies de la juventud (Pacific Health Journal, abril de 1890).

Es necesaria la colaboración con Dios.

Cristo no le pidió a su Padre que retirara a los discípulos del mundo, sino que los guardara del mal en el mundo para protegerlos de caer en las tentaciones que encontrarían en todas partes. Los padres y las madres deberían ofrecer esta misma oración en favor de sus hijos. ¿Pero han de rogar a Dios y luego dejar que sus hijos hagan como les plazca? Dios no puede proteger del mal a los hijos si los padres no colaboran con él. Los progenitores deben realizar su obra valiente y gozosamente, manifestando un esfuerzo incansable (Review and Herald, 9-7-1901).

Si los padres comprendieran que nunca quedarán libres de la responsabilidad de educar y formar a sus hijos para Dios, si hicieran su obra con fe, colaborando con Dios mediante oración ferviente y trabajo, tendrían éxito en llevar a sus hijos al Salvador (Signs of the Times, 9-4-1896).

Cómo cumplió su responsabilidad un matrimonio.

Un ángel celestial acudió a instruir a Zacarías y Elisabet acerca de la manera como deberían educar a su hijo, a fin de trabajar en armonía con Dios en la preparación de un mensajero que anunciara el advenimiento de Cristo. Como padres debían colaborar fielmente con Dios en formar en Juan un 23 carácter que lo capacitara para realizar la parte que Dios le había asignado como obrero competente.

Juan les había nacido a una edad avanzada, era hijo de un milagro, y los padres pudieron pensar que tenía una tarea especial que realizar para el Señor y que el Señor lo cuidaría. Pero los padres no razonaron en esa forma; se retiraron a un lugar alejado, donde su hijo no estuviera expuesto a las tentaciones de la vida ciudadana, o fuera inducido a alejarse del consejo y la instrucción que ellos como padres le darían. Cumplieron su parte en desarrollar en el niño un carácter que en todo sentido satisfaría el propósito para el cual Dios lo había traído a la existencia. . . . Cumplieron sagradamente su obligación (Id., 16-4-1896).

Considerad a los hijos como un legado.

Los padres deben considerar a sus hijos como un legado de Dios para ser educados para la familia celestial. Educadlos en el temor y amor de Dios, porque "el temor de Dios es el principio de la sabiduría" (Ibid.).

Los que son leales a Dios lo manifestarán en la vida doméstica. Considerarán la educación de sus hijos como una obra sagrada encomendada por el Altísimo (Manuscrito 103, 1902).

Los padres deben calificarse como maestros cristianos.

La importantísima obra de los padres es muy descuidada. Despertad, padres, de vuestro sueño espiritual y comprended que la primera enseñanza que reciben los niños debéis dársela vosotros. Debéis enseñar a vuestros pequeños a conocer a Dios. Debéis realizar esta obra antes de que Satanás siembre sus semillas en sus corazones. Dios llama a sus hijos, y deben ser conducidos hacia él, educados en hábitos de trabajo, limpieza y orden.

Esta es la disciplina que Cristo desea que reciban (Review and Herald, 9-10-1900). 24
El pecado estará a la puerta de los padres a menos que se despierten y se capaciten para ser maestros inteligentes, seguros y cristianos (Manuscrito 38, 1895).

Es necesaria la unidad entre los padres.

El esposo y la esposa han de estar estrechamente unidos en su obra en la escuela del hogar. Deben ser muy suaves y cuidadosos en su manera de hablar, no sea que abran una puerta a la tentación a través de la cual Satanás entre para ganar victoria tras victoria. Deben ser mutuamente bondadosos y corteses, obrando en tal forma que puedan respetarse recíprocamente. Cada uno ha de ayudar al otro a fin de rodear al hogar de una atmósfera agradable y sana. No deberían discutir en presencia de sus hijos. Deberían conservar siempre la dignidad cristiana (Carta 272, 1903).

El instructor especial para cada hijo.

La madre siempre debería ocupar un lugar sobresaliente en esta obra de educar a sus hijos. En tanto que tareas graves e importantes reposan sobre el padre, la madre mediante una asociación casi constante con sus hijos, especialmente en sus años más tiernos, siempre debe ser su instructora especial y compañera (Pacific Health Journal, enero de 1890).

Una educación más amplia que la mera instrucción.

Los padres deben aprender la lección de la obediencia implícita a la voz de Dios, que les habla desde su Palabra; y al aprender esta lección, pueden enseñar a sus hijos la obediencia mediante el precepto y el ejemplo. Esta es la obra que debería realizarse en el hogar. Aquellos que la hagan se elevarán a sí mismos al comprender que deben elevar también a sus hijos. Esta educación significa mucho más que una mera instrucción (Manuscrito 84, 1897).

Una obra esporádica no es aceptable.

La obra que se realice esporádicamente en el hogar no pasará 25 la prueba del juicio. La fe y las obras han de ser combinadas por los padres cristianos. Así como Abrahán continuó guiando a su familia después de él, también los padres de la actualidad han de guiar a sus familias después de ellos. La norma que cada padre debe defender es ésta: "Que guarden el camino de Jehová". Todo otro camino es una senda que conduce, no a la ciudad de Dios, sino a las filas del destructor (Review and Herald, 30-3-1897).
Que los padres revisen su obra.
¿Quisieran repasar su obra los padres en lo que atañe a la educación y preparación de sus hijos, y considerar si acaso han cumplido plenamente su deber con esperanza y fe para que esos niños sean una corona de gozo en el día del Señor Jesús? ¿Han trabajado por el bienestar de sus hijos, de tal modo que Jesús pueda contemplarlos desde el cielo y santificar sus esfuerzos mediante su Espíritu? Padres, a vosotros os toca preparar a vuestros hijos para ser útiles en esta vida en el grado más alto, y compartir la gloria final de lo que ha de venir (Good Health, enero de 1880). 26
Volver arriba Ir abajo
fileceru
Admin
Admin


Cantidad de envíos: 298
Puntos: 16614
Reputación: 4
Fecha de inscripción: 17/06/2009
Localización: www.sevencer.com

<Hoja de personaje
Puntaje:
1050/1950  (1050/1950)
Ver perfil de usuario http://www.sevencer.com

MensajeTema: Re: Libro: Conducción del niño - Parte 1   Vie Sep 11, 2009 5:09 pm

CAPÍTULO 3. Cuándo Comenzar la Educación del Niño

La educación comienza con el lactante.

La palabra "educación" significa más que un curso de estudios. La educación comienza cuando el niño está en los brazos de su madre. Mientras la madre moldea y forma el carácter de sus hijos, los está educando (Good Health, julio de 1880).

Los padres envían a sus hijos a la escuela y cuando han hecho esto, piensan que ya los han educado. Pero la educación es una cuestión más amplia de lo que muchos comprenden: abarca todo el proceso mediante el cual el niño es instruido desde el nacimiento a la segunda infancia, de la segunda infancia a la juventud, y de la juventud a la adultez. Tan pronto como un niño es capaz de formar una idea, debería comenzar su educación (Review and Herald, 27-6-1899).

Comenzad cuando la mente es más impresionable.

La obra de educación y formación debería comenzar en la primera infancia del niño, porque entonces la mente es más impresionable, y las lecciones impartidas se recuerdan mejor (Carta 1, 1877).

Los niños deberían ser educados en la escuela del hogar desde la cuna hasta la madurez. Y, como en el caso de cualquier escuela bien llevada, los maestros mismos obtienen importante conocimiento; especialmente la madre, que es la maestra principal en el hogar, debería allí aprender las lecciones más valiosas para su vida (Pacific Health Journal, mayo de 1890).

Los padres tienen el deber de pronunciar las palabras debidas. . . . Día a día deberían aprender en la escuela de Cristo lecciones de Aquel que los ama. Luego la historia del amor eterno de Dios 27 será repetida a los tiernos niños en la escuela del hogar. Así, antes de que la razón se desarrolle plenamente, los hijos pueden aprender de sus padres la actitud debida (Manuscrito 84, 1897).

Considerad la preparación precoz.

La preparación precoz de los niños es un tema que debería estudiarse cuidadosamente. Necesitamos convertir el tema de la educación de nuestros hijos en una preocupación, porque su salvación depende mayormente de la educación que se les imparte en la niñez.

Los padres y guardianes deben mantener pureza en el corazón y en la vida, si desean que sus hijos sean puros. Como padres y madres, deberíamos educarnos y disciplinarnos.

Luego como maestros del hogar, podremos formar a nuestros hijos, preparándolos para la herencia inmortal (Review and Herald, 8-9-1904).

Realizad un buen comienzo.

Vuestros hijos son la propiedad de Dios, comprada por precio. Tened mucho cuidado, padres y madres, en tratarlos en forma cristiana (Manuscrito 126, 1897).

Los jóvenes deberían ser educados cuidadosa y juiciosamente, porque los malos hábitos formados en la infancia y la juventud a menudo perduran durante toda la vida. Que Dios nos ayude a ver la necesidad de realizar un comienzo correcto (The Gospel Herald, 24-12-1902).

La importancia de educar al primer hijo.

El primer hijo debería ser educado especialmente con mucho cuidado, porque él educará al resto. Los niños crecen de acuerdo con la influencia de los que los rodean. Si son manejados por aquellos que son ruidosos y turbulentos, ellos también se convierten en ruidosos y casi insoportables (Manuscrito 64, 1899).

La planta como lección objetiva de la educación de los niños.

El desarrollo gradual de la planta a 28 partir de la semilla, es una lección objetiva para la educación del niño. "Primero hierba, luego espiga, luego grano lleno en la espiga" (Mar. 4: 28). El que dio esta parábola, creó la semillita, le dio sus propiedades vitales, y dictó las leyes que rigen su crecimiento. Y las verdades enseñadas por la parábola fueron hechas una realidad en su propia vida. El, la Majestad del cielo, el Rey de gloria, se hizo criatura en Belén, y representó por un tiempo a la infancia impotente que depende del cuidado materno. En su niñez habló y se condujo como niño, honró a sus padres, y realizó sus deseos en forma útil. Pero a partir del primer destello de inteligencia, fue creciendo constantemente en gracia y en conocimiento de la verdad (La Educación, págs. 102, 103). 29
Volver arriba Ir abajo
fileceru
Admin
Admin


Cantidad de envíos: 298
Puntos: 16614
Reputación: 4
Fecha de inscripción: 17/06/2009
Localización: www.sevencer.com

<Hoja de personaje
Puntaje:
1050/1950  (1050/1950)
Ver perfil de usuario http://www.sevencer.com

MensajeTema: Re: Libro: Conducción del niño - Parte 1   Vie Sep 11, 2009 5:16 pm

SECCION II - LOS METODOS Y LOS TEXTOS

CAPÍTULO 4. Los Métodos de Enseñanza

La tarea de dirección de los padres debe ser objeto de estudio.

La obra de los padres rara vez se realiza como se debiera. . . . Padres, ¿habéis estudiado el tema de la dirección paterna a fin de educar sabiamente la voluntad y los impulsos de vuestros hijos? Enseñad a los jóvenes zarcillos a que se entrelacen en torno a Dios como soporte. No basta que digáis: haz esto, o haz aquello, y luego os desentendáis y olvidéis de lo que habéis requerido, y los niños queden en libertad de no cumplir vuestras órdenes.

Disponed las cosas para que vuestros hijos obedezcan vuestras órdenes con gozo; enseñad a los zarcillos a prenderse de Jesús. . . . Enseñadles a pedirle al Señor ayuda para las cosas pequeñas de la vida; a estar bien despiertos para advertir los pequeños deberes que necesitan realizarse; a ser útiles en el hogar. Si no los educáis, hay uno que lo hará, porque Satanás espera su oportunidad para sembrar semilla de cizaña en el corazón (Manuscrito 5, 1896).

Iniciad la tarea con espíritu reposado y corazón amante.

Hermana, ¿le ha conferido Dios las responsabilidades de madre?.... Necesita aprender los métodos correctos y adquirir tacto para la educación de sus pequeños, para que permanezcan en el camino del Señor. Necesita buscar constantemente la cultura más elevada de la mente y el alma, para poder encarar la educación y la preparación de sus 30 hijos con un espíritu reposado y un corazón amante; para poder imbuirlos de aspiraciones puras, y cultivar en ellos un amor por las cosas honradas, puras y santas. Como humilde hija de Dios, aprenda en la escuela de Cristo; busque constantemente mejorar sus facultades para que pueda realizar la obra más perfecta y cabal en el hogar, tanto por precepto como por ejemplo (Review and Herald, 15-9-1891).

El efecto de los modales reposados y suaves.

Pocos comprenden el efecto de los modales suaves pero firmes, aun en el cuidado de un bebé. La madre irritable e impaciente crea mal humor en el niño que tiene en sus brazos, mientras que los modales suaves tienden a aquietar la nerviosidad del pequeño (Pacific Health Journal, enero de 1890).

Hay que probar las teorías.

El estudio de los libros será de poco beneficio, a menos que las ideas obtenidas puedan ponerse en práctica. Y sin embargo, las sugestiones más valiosas de los demás deberían adaptarse con reflexión y discernimiento. Tal vez no se adapten igualmente a las circunstancias de cada madre, o a la disposición peculiar o el temperamento de cada niño de la familia. Que la madre estudie cuidadosamente la experiencia de otros, que advierta la diferencia existente entre sus métodos y los propios, y pruebe cuidadosamente aquello que realmente parece tener valor (Signs of the Times, 9-2-1882).

Métodos empleados en la antigüedad.

Desde los más remotos tiempos, los fieles de Israel prestaron mucha atención al asunto de la educación. El Señor había indicado que a los niños, aun desde sus primeros días, se les instruyera acerca de su bondad y grandeza, especialmente como se revelaba en su ley y en la historia de Israel. Mediante el canto, la oración y las lecciones de las Escrituras, las madres tenían que enseñar a sus hijos que la ley de 31 Dios es una expresión de su carácter y que a medida que recibiesen en el corazón los principios de esa ley, la imagen de Dios se delinearía en la mente y en el alma. En la escuela y en el hogar, gran parte de la enseñanza era oral, pero los jóvenes aprendían también a leer los escritos hebreos, y los rollos de pergamino de las Escrituras del Antiguo Testamento se abrían a su estudio (La Educación Cristiana, pág. 386).

Enseñad con bondad y afecto.

Los padres y las madres tienen a su cargo la obra especial de enseñar a sus hijos con bondad y afecto. Deben demostrar que como padres son los que sujetan las riendas, que gobiernan, y que no son gobernados por sus hijos. Deben enseñar que de cada uno se requiere obediencia (Carta 104, 1897).

El espíritu inquieto se inclina naturalmente a la travesura; la mente activa, si no está ocupada con cosas mejores, prestará atención a lo que sugiere Satanás. Los niños necesitan . . . ser instruidos, ser guiados por las sendas seguras, ser mantenidos fuera del vicio, ser ganados por la bondad, y ser confirmados en el bien hacer (Carta 28, 1890).

Padres y madres, tenéis una obra solemne que realizar. La salvación eterna de vuestros hijos depende de vuestra conducta. ¿Cómo educaréis con éxito a vuestros hijos? No reprendiéndolos, porque no hará ningún bien. Hablad a vuestros hijos como si tuvierais confianza en su inteligencia. Tratadlos con bondad, ternura y amor. Decidles lo que Dios espera que hagan. Decidles que Dios desea que se eduquen y se preparen para ser obreros con él. Cuando hagáis vuestra parte, podéis confiar que el Señor hará su parte (Manuscrito 33, 1909).

Dedicad tiempo a razonar.

Cada madre debería dedicar tiempo para razonar con sus hijos, para corregir 32 sus errores, y enseñarles pacientemente la conducta correcta (Testimonies, tomo 1, pág. 390).

Cambiad los métodos de instrucción. En la educación de los jóvenes, debe ejercerse el mayor cuidado y variar la instrucción, a fin de poner a contribución las altas y nobles facultades de la mente. . . Son pocos los que comprenden las necesidades esenciales de la mente, y cómo se ha de dirigir, el intelecto que se desarrolla, los crecientes pensamientos y sentimientos de la juventud (Consejos para los Maestros, pág. 59).
Enseñad las primeras lecciones al aire libre.

Madres, dejad a los pequeñuelos jugar al aire libre; dejadlos escuchar los cantos de las aves, y aprender del amor de Dios según se expresa en sus hermosas obras. Enseñadles lecciones sencillas del libro de la naturaleza y de las cosas que los rodean; y a medida que sus mentes se expandan podrán añadirse las lecciones de los libros, y grabarse firmemente en su memoria (Id., pág. 112).

Por otra razón, el cultivo del suelo es un buen trabajo para los niños y jóvenes. Los pone en contacto directo con la naturaleza y el Dios de ella. Y para que tengan esta ventaja, debe haber, en cuanto sea posible, en relación con nuestras escuelas, grandes jardines y extensos terrenos para el cultivo.

Una educación recibida en tal ambiente está de acuerdo con las indicaciones que Dios ha dado para la instrucción de los jóvenes. . .

Será especialmente valioso para los niños y los jóvenes nerviosos que hallan agotadoras y difíciles de recordar las lecciones de los libros. Hay salud y felicidad para ellos en el estudio de la naturaleza; y las impresiones hechas no se desvanecerán de su mente, porque quedarán asociadas con objetos que están continuamente delante de sus ojos (Id., págs. 144, 145). 33

Haced las lecciones cortas e interesantes.

Cuando los padres cumplan cabalmente su parte, presentando línea sobre línea y precepto sobre precepto, haciendo sus lecciones cortas e interesantes, y enseñando no sólo por precepto sino también por ejemplo, el Señor colaborará con sus esfuerzos y los convertirá en maestros eficientes (Signs of the Times. 13-8-1896).

"Decidlo con sencillez; decidlo con frecuencia".

Los que instruyen a los niños deberían evitar observaciones tediosas. Las observaciones cortas y al punto tendrán una feliz influencia. Si debe decirse mucho, dígaselo brevemente pero con frecuencia. Unas pocas palabras interesantes, una vez y otra, serán de más beneficio que decirlas todas de una sola vez. Los discursos largos recargan la mente de capacidad reducida de los niños. El exceso de conversación los llevará a detestar aun la instrucción espiritual, del mismo modo como el comer en exceso recarga el estómago y debilita el apetito, conduciendo a rechazar el alimento. Las mentes de la gente pueden llegar a saturarse con demasiadas peroratas (Testimonies, tomo 2, pág. 420).

Estimúlese el pensamiento independiente.

De ese modo, al mismo tiempo que los niños y los jóvenes obtienen el conocimiento de los hechos por medio de los maestros y libros de texto, pueden aprender a sacar lecciones y descubrir verdades por sí mismos. Cuando trabajan en el jardín, interrogadles acerca de lo que aprenden del cuidado de sus plantas. Cuando contemplan un paisaje hermoso, preguntadles por qué vistió Dios los campos y los bosques con tonos tan encantadores y variados. ¿Por qué no es todo de un tinte pardo sombrío? Cuando recogen flores, inducidlos a pensar por qué conservó para nosotros la belleza de esos restos del Edén. Enseñadles a notar por todas partes, mediante las 34 evidencias que ofrece la naturaleza, el cuidado de Dios por nosotros, la maravillosa adaptación de todas las cosas a nuestras necesidades y felicidad (La Educación, pág. 115).

Diríjase la actividad infantil.

Los padres no necesitan pensar que es necesario reprimir la actividad de sus hijos, sino que deben comprender que es esencial guiarlos y prepararlos en las direcciones debidas. Estos impulsos activos son como los zarcillos, que, si no se los orienta, se prenderán de cualquier tronco y rama y se asirán de soportes bajos. Si no se enseña a los vástagos a afirmarse en los soportes debidos, desperdiciarán sus energías sin propósito alguno. Lo mismo acontece con los niños. Sus actividades deben orientarse en la dirección correcta. Dadles a sus manos y mentes actividades que los hagan progresar en realizaciones físicas y mentales (Signs of the Times, 13-8-1896).

Enseñadles a ser útiles en una edad temprana.

Muy temprano debe enseñarse al niño a ser útil. Tan pronto como su fuerza y su poder de razonar hayan adquirido cierto desarrollo, debe dársele algo que hacer en casa. Hay que animarle a tratar de ayudar a su padre y a su madre; a tener abnegación y dominio propio; a anteponer la felicidad ajena y los intereses del prójimo a los suyos propios, a alentar y ayudar a sus hermanos y a sus compañeros de juegos y a ser bondadoso con los ancianos, los enfermos y los infortunados. Cuanto más compenetre el hogar el verdadero espíritu servicial, tanto más plenamente se desarrollará en la vida de los niños. Así aprenderán a encontrar gozo en servir y sacrificarse por el bien de los demás (El Ministerio de Curación, págs. 311, 312).

Padres, ayudad a vuestros hijos a hacer la voluntad de Dios siendo fieles en la realización de los deberes que les corresponden como miembros de la 35 familia. Esto les proporcionará una experiencia de lo más valiosa. Les enseñará que no deben centrar sus pensamientos en sí mismos, ni hacer lo que a ellos les place o divertirse como gustan. Educadlos pacientemente para hacer su parte en el círculo familiar (Review and Herald, 17-11-1896).

Formad el carácter mediante pequeñas atenciones repetidas con frecuencia. Padres, al educar a vuestros hijos, estudiad las lecciones que Dios ha dado en la naturaleza. Si queréis cultivar un clavel, o una rosa, o un lirio, ¿cómo lo hacéis? Preguntad al jardinero por medio de qué proceso logra que prosperen gloriosamente toda rama y hoja y se desarrollen con simetría y hermosura. El os dirá que no es mediante un trato rudo ni un esfuerzo violento; porque eso no haría sino romper los delicados tallos. Es por medio de pequeñas atenciones repetidas con frecuencia. Riega el suelo y protege las crecientes plantas del viento impetuoso y del sol abrasador, y Dios las hace prosperar y florecer con hermosura. Al tratar con vuestros hijos, seguid el método del jardinero. Por toques suaves, por un ministerio amante, tratad de moldear su carácter según el carácter de Cristo (El Deseado de Todas las Gentes, pág. 475).

Prestad atención a las cosas pequeñas.

¡Qué gran error se comete en la educación de los niños y los jóvenes, al favorecerlos, complacerlos y halagarles! Se tornan egoístas e ineficaces, y carecen de energía para realizar las pequeñas cosas de la vida. No se los educa para adquirir fortaleza de carácter mediante la realización de los deberes diarios, aunque parezcan muy humildes. . .
Nadie está calificado para cumplir una obra más grande e importante, a menos que haya sido fiel en la realización de los deberes menores. El carácter se forma por grados, y lo mismo ocurre con la 36 preparación del alma para producir esfuerzo y energía proporcionados a la tarea que debe cumplirse (Testimonies, tomo 3, págs. 46, 47).

Los niños talentosos requieren mayor cuidado.

Deberíamos impresionar las mentes de nuestros hijos con la idea de que no se pertenecen a sí mismos, para ir, venir, vestirse, y actuar como les plazca. . . . Si poseen atractivos personales y raras habilidades naturales, debería ejercerse mayor cuidado en su educación, no sea que esos dones se conviertan en una maldición, y sean utilizados para descalificarlos para enfrentar las serias realidades de esta vida, y queden incapacitados para una vida mejor debido a los halagos, la vanidad y el amor a la ostentación (Signs of the Times, 9-12-1875).

Evítense los halagos indebidos.

No prestéis demasiada atención a los niños. Dejadlos que se entretengan por sí mismos. No los exhibáis ante las visitas como prodigios de inteligencia o sabiduría, sino que dejadlos tanto como sea posible en la sencillez de su infancia. Una buena razón por la cual tantos niños son tan atrevidos e impertinentes es que se les presta demasiada atención y se los alaba mucho, y sus dichos agudos son repetidos en su presencia. Esforzaos por no censurarlos indebidamente, pero tampoco los recarguéis con indebida alabanza y adulación. Satanás sembrará demasiado pronto semillas malas en tiernos corazones, y vosotros no debéis ayudarle en esa tarea (Id., 9-2-1882).

Leed para vuestros hijos.

Padres y madres, obtened toda la ayuda que podáis del estudio de nuestros libros y publicaciones. Tomad tiempo para leer a vuestros hijos. . . . Formad un círculo de lectura del hogar, en el cual cada miembro de la familia pondrá a un lado las ocupaciones del día y se unirá en el estudio. Los jóvenes que han estado acostumbrados a leer novelas y libros de cuentos37 triviales recibirán especial beneficio por participar del estudio familiar vespertino (Consejos para los Maestros, págs. 106, 107).
"Instruya", no "diga".

A los padres se les encomienda la gran tarea de educar y enseñar a sus hijos para la vida futura e inmortal. Muchos padres y madres parecen pensar que si alimentan y visten a sus pequeños, y los educan de acuerdo con las normas del mundo, ya han cumplido su deber.

Están demasiado ocupados con los negocios o el placer para hacer que la educación de sus hijos sea el objeto de estudio de sus vidas. No procuran educarlos para que empleen sus talentos para honra de su Redentor. Salomón no dijo: "Di al niño su camino, y aun cuando fuere viejo no se, apartará de él". Sino que dijo: "Instruye al niño en su camino, y aun cuando fuere viejo no se apartará de él" (Review and Herald, 24-6-1890).

Educar para ejercer dominio propio.

Ninguna obra emprendida por los hombres requiere, mayor cuidado y habilidad que la preparación y la educación debidas de los jóvenes y los niños. No hay influencias tan potentes como las que nos rodean en nuestros primeros años de vida. . . . La naturaleza del hombre es triple, y la educación recomendada por Salomón comprende el recto desarrollo de las facultades físicas, intelectuales y morales. A fin de realizar debidamente esta obra, los padres y los maestros deben comprender "cómo debe ser la manera de vivir del niño". Esto comprende más que un conocimiento de los libros o el aprendizaje en la escuela. Abarca la práctica de la temperancia, la bondad fraternal y la piedad; el cumplimiento de nuestro deber hacia nosotros, nuestros prójimos y Dios.

La enseñanza de los niños debe guiarse por principios diferentes de los que gobiernan la enseñanza 38 de los animales irracionales. La bestia debe únicamente acostumbrarse a someterse a su maestro, pero el niño debe aprender a controlarse a sí mismo. La voluntad debe enseñarse para que obedezca los dictados de la razón y la conciencia. Es posible disciplinar a un niño para que, como la bestia, no posea voluntad propia, al hundirse su individualidad en la de su maestro. Esta enseñanza no es buena y tiene efectos desastrosos. Los niños que son educados en esta forma carecerán de firmeza y decisión.

No se los enseña a obrar por principio; las facultades del razonamiento no se fortalecen por el ejercicio. Hasta donde sea posible, cada niño debería ser enseñado a confiar en sí mismo. Al poner en ejercicio las diferentes facultades, aprenderá dónde es más fuerte y en qué es deficiente. Un instructor sabio dará atención especial al desarrollo de los rasgos más débiles, a fin de que el niño forme un carácter bien equilibrado y armonioso (Fundamentals of Christian Education, pág. 57). 39
Volver arriba Ir abajo
fileceru
Admin
Admin


Cantidad de envíos: 298
Puntos: 16614
Reputación: 4
Fecha de inscripción: 17/06/2009
Localización: www.sevencer.com

<Hoja de personaje
Puntaje:
1050/1950  (1050/1950)
Ver perfil de usuario http://www.sevencer.com

MensajeTema: Re: Libro: Conducción del niño - Parte 1   Vie Sep 11, 2009 5:20 pm

CAPÍTULO 5. La Biblia Como Texto

El primer libro de texto del niño.
La Biblia debería ser el primer libro de texto del niño. De este Libro, los padres han de dar sabias instrucciones. La Palabra de Dios ha de constituir la regla de la vida. De ella los niños han de aprender que Dios es su Padre; y de las hermosas lecciones de su Palabra han de adquirir un conocimiento de su carácter. Por la inculcación de sus principios, deben aprender a hacer justicia y juicio (Consejos para los Maestros, pág. 84).

Un libro de promesas, bendiciones y reproches.

La madre debe mantener la mente fresca y llena con las promesas y las bendiciones de la Palabra de Dios y también [debe tener en cuenta] las cosas prohibidas, para que cuando sus hijos obren mal, pueda presentarles un reproche por medio de la Palabra de Dios, y mostrarles cómo están afligiendo al Espíritu de Dios. Enseñadles que la aprobación y la sonrisa de Jesús tienen más valor que la alabanza o los halagos o la aprobación de los más ricos y los más exaltados, los más instruidos de la tierra. Conducidlos diariamente a Cristo, con amor, ternura, y fervor. No debéis permitir que ninguna cosa se interponga entre vosotros y esta gran obra (Review and Herald, 14-4-1885).

Su estudio edifica el carácter.

Las lecciones de la Biblia tienen influencia moral y religiosa en el carácter, cuando se las pone por obra en la vida práctica. Timoteo aprendió estas lecciones prácticas. El gran apóstol a menudo lo condujo a lugares apartados y le formuló preguntas acerca de la historia bíblica. Le mostró la necesidad de desterrar toda conducta equivocada y le dijo que la bendición alcanzaría con seguridad a todos los que fueran fieles 40 y veraces, y les concedería una adultez noble y recta. Una madurez noble y bien encuadrada no viene por casualidad. Es el resultado del proceso modelador de la edificación del carácter en los primeros años de la juventud, y de la práctica de la ley de Dios en el hogar. Dios bendecirá los esfuerzos fieles de todos los que enseñen a sus hijos de acuerdo con sus instrucciones (Carta 33, 1897).

Presenta el amor de Dios como un tema admirable.

Los niños de cada familia han de ser criados con la educación y la amonestación del Señor. Deben controlarse las propensiones al mal, deben subyugarse los temperamentos violentos; y los niños deben aprender que son propiedad del Señor, comprados con su propia sangre preciosa, y que no pueden vivir una vida de placer y vanidad, a fin de realizar su propia voluntad y llevar a cabo sus propias ideas, y a pesar de eso seguir perteneciendo al grupo de los hijos de Dios. Hay que instruir a los niños con bondad y paciencia. . . . Que los padres les enseñen el amor de Dios de modo que les resulte un tema agradable dentro del círculo familiar, y que la iglesia asuma la responsabilidad de alimentar a los corderitos tanto como a las ovejas del rebaño (Review and Herald, 25-10-1892).

Sus relatos proporcionan seguridad al niño tímido.

Solamente la sensación de la presencia de Dios puede desvanecer el temor que, para el niño tímido, haría de la vida una carga. Grabe él en su memoria la promesa: "Asienta campamento el ángel de Jehová en derredor de los que le temen, y los defiende" (Sal. 34: 7). Lea la maravillosa historia de Eliseo cuando estaba en la ciudad de la montaña y había entre él y el ejército de enemigos armados un círculo poderoso de ángeles celestiales. Lea cómo apareció el ángel de Dios a Pedro cuando estaba en la prisión, condenado a muerte; cómo lo sacó 41 en salvo, pasando por entre los guardianes armados y las macizas puertas de hierro con sus cerrojos y barrotes. Lea la escena desarrollada en el mar, cuando Pablo el prisionero, en viaje al lugar donde iba a ser juzgado y ejecutado, dirigió a los soldados y marineros náufragos, abatidos por el trabajo, la vigilancia y el ayuno, grandes palabras de valor y esperanza: "Os exhorto a que tengáis buen ánimo; porque no habrá pérdida de vida alguna de entre vosotros. . . . Porque estuvo junto a mí esta noche un ángel de Dios, de quien soy y a quien sirvo, el cual decía: No temas, Pablo; es necesario que comparezcas ante César; y he aquí que Dios te ha dado a todos los que navegan contigo". Con fe en esta promesa, Pablo aseguró a sus compañeros: "No se perderá un cabello de la cabeza de ninguno de vosotros". Así ocurrió. Por el hecho de estar en ese buque un hombre por medio del cual Dios podía obrar, toda la carga de soldados y marineros paganos se salvó. "Todos escaparon salvos a tierra" (Hech. 27: 22-24, 34, 44).

No fueron escritas estas cosas únicamente para que las leamos y nos asombremos, sino para que la misma fe que obró en los siervos de Dios de antaño, obre en nosotros. Dondequiera que haya corazones llenos de fe que sirvan de conducto a su poder, no será menos notable su modo de obrar ahora que entonces (La Educación, págs. 249, 250).

Tened una fe firme, y enseñad a vuestros hijos que todos dependemos de Dios. Leedles la historia de los cuatro jóvenes hebreos, e impresionad su mente con la comprensión de la influencia para el bien que fue ejercida en el tiempo de Daniel gracias a una estricta observancia de los principios (Manuscrito 33, 1909).

Simplificad las lecciones de la Biblia.

Los padres deben enseñar a sus hijos lecciones de la Biblia, 42 haciéndolas tan simples de modo que puedan comprenderlas rápidamente (Carta 189, 1903).
Enseñad a vuestros hijos que los mandamientos de Dios deben constituir la regla de su vida. Puede ser que las circunstancias los alejen de sus padres y sus hogares, pero las lecciones de instrucción dadas en la niñez y la juventud les serán una bendición durante toda su vida (Manuscrito 57, 1897). 43
Volver arriba Ir abajo
 

Libro: Conducción del niño - Parte 1

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
FILECERU ::  ::  :: -